Una foto

Sal de la nieve.

Sal del humus de la infancia,

extrae el mineral oscuro,

secreto hueso que lacera

desde entonces.

 

¿Qué ocurrió.

antes de extenderse

el jardín gélido en la blancura?

 

Niegas la ventana,

el estado del cielo exacto,

te vuelves de qué acecho?

 

No sonríes al abrazo

de la cámara,

cuando los martillos

todavía son un juguete.

 

El blanco y negro

cuadriculan tu fragilidad,

sorprendida en el alféizar

del invierno que no tanto atrás

te insufló un nombre.

 

Silente y serio

sólo entregaste un enigma

al trazo de la película Agfa, virado.

 

Entonces giras

sobre tu hombro, y no estás

ya aquí.

 

Sin rastro de la arteria

en que te ahogaste

me navegas, siento la quilla

de tu angustia

que nunca revelarás.

 

Punza mi despertar. (Cada).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s